Dos de Punta | Alejandro Rodríguez, veterano: «La guerra no deja nada positivo»
18676
post-template-default,single,single-post,postid-18676,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-13.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Alejandro Rodríguez, veterano: «La guerra no deja nada positivo»

Alejandro Rodríguez, veterano: «La guerra no deja nada positivo»

El 2 de abril de 1982, la dictadura cívico-militar inició el desembarco de tropas en las islas Malvinas, usurpadas por Inglaterra desde 1833. Un hincha de Independiente Rivadavia tuvo que formar parte de esa guerra y revivimos en carne propia lo sucedido en ese trágico momento de la historia Argentina.

Alejandro Rodríguez estudiaba para ser piloto, se egresó y al día siguiente partió rumbo al sur: «Cuando me egresé de las Fuerzas. Me dieron un casco, un fusil y un bolso. Salimos egresados de una forma y de golpe me encontré a cargo de un grupo. No le pude avisar a mi familia que viajaba«, comentó.

Pasan los años y aún nos seguimos sorprendiendo de las historias que cuentan nuestros veteranos. Escuchar en primera persona lo que les tocó vivir en esa guerra nos pone los pelos de punta. Con una voz temblorosa y rememorando Alejandro agregó: «A nosotros no nos llegó nada de comida, sólo unas cartas a media mañana el 1 de mayo. Después de tanto frío y lluvia, fue justo un día donde salió el sol. Dormíamos adentro de un pozo de zorro. Teníamos prohibido tocar algo que no fuera nuestro. Había ovejas, pero no podíamos tocarlas. Cuando estábamos en situación como la nuestra, el hambre pasaba a un segundo plano. Teníamos frío, miedo y extrañábamos«.

No es un día de festejo, sino de conmemoración, a lo que Rodriguez hizo alusión: «Hoy recibí muchos mensajes y el común denominador era la palabra ‘gracias’. Yo soy el agradecido de que no olviden a los hermanos que no pudieron volver. De aquel grupo de 42 con los que estábamos, sólo quedamos tres, el resto murió por suicidio o por muertes trágicas«.

Sin dudas sus palabras nos estremecen: «Un hecho así puede cambiar a una persona. Entiendo el silencio postraumático que hacen algunos. La guerra no deja nada positivo, no queda un bando ganador y otro perdedor«.

Compartimos con vos la nota completa, tomate unos minutos y escuchala, hoy más que nunca es momento de no olvidar y de decir gracias:

 

Facebook Comments
Comparte esta noticia